Con una historia que se remonta 400 años en el pasado, esta joya arquitectónica cuenta con elementos únicos que hacen de la parroquia de San Miguel Arcángel un sitio de interés cultural e histórico de Atotonilco el Alto para el mundo.